martes, 2 de noviembre de 2010

me pregunto a mí mismo por qué nunca puedo dejar entrar a nadie?

No hay comentarios:

Publicar un comentario